Ya no volverás a sentirte sola aunque emprendas

Cómo superar el estrés y la soledad de emprender

Cuando trabajamos en nuestro propio negocio o para alguna empresa, pero en home office o con trabajo remoto, muchas veces nos implica pasar mucho tiempo a solas. Y está bien realizar labores a distancia o en trabajo solitario, pero estar muchas horas en casa o trabajar siempre en soledad puede conllevar situaciones como no salir, no tener compañeros cercanos, que se entremezclen la vida personal con la jornada laboral o sentir que lo que hacemos no tiene sentido. ¿Qué hacer cuando esta soledad comienza a afectar nuestro desempeño e incluso nuestra seguridad?

El trabajo en solitario puede desarrollar una tendencia a aislarse pues sus dinámicas laborales favorecen que muchas de las tareas como diseñar, ensayar y corregir dependan absolutamente de lo que haga o diga la emprendedora o trabajadora en home office; y que, cuando las cosas no funcionen según lo esperado u otros compañeros en otras ubicaciones no entiendan el proceso, se cargue con todo a las espaldas; a lo que se añade que, por cuestiones de horarios, puede pasar muchas más horas de las deseables en su jornada laboral.

Según una investigación presentada en Harvard Business Review acerca de la soledad y el síndrome de Burn up (consumirse completamente) en el trabajo , existe una correlación significativa entre sentirse solo y el agotamiento laboral; es decir, cuanto más exhausta o agotada estés, más sola te sentirás.

La soledad es valiosa si nos da perspectiva y enfoque, de hecho, es necesario y razonable tomar tiempo para reflexionar, realizar tareas e incluso descansar a solas; pero permanecer solas de forma crónica nos puede causar verdaderos problemas. Como indica John Cacioppo, un destacado experto en soledad y coautor de Loneliness: Human Nature and the Need for Social Connection, somos seres sociales capaces de crecer, desarrollar y proponer nuevas y mejores soluciones cuando interactuamos, haciendo que, cuando nos autoimponemos el aislamiento para ser más productivos, suframos un impacto en la salud psicológica y física. Cuando estamos aislados y agotados, somos irritables, resistentes al cambio, sensibles, iracundos y obstinados; lo cual, por supuesto, afecta a nuestras relaciones, nuestro estado de ánimo e incluso puede ocasionar enfermedades coronarias.

Claramente, todos los casos no llegan a su estado crónico, pero vale la pena entender que tomar un tiempo para compartir ideas y co-crear puede ser más productivo que semanas de trabajo en solitario. Aunque para ello se requiere humildad y creatividad, pues implica romper el círculo, salir de la jaula y construir espacios para interactuar y crecer junto a otros.

Aquí proponemos algunas claves para lidiar con la soledad como emprendedora:

1- Gestionar el tiempo: no se trata de organizar una agenda llena de tareas, sino de forma consciente tomar un tiempo semanal o periódico para compartir y crear con otros.

Algunas ideas:

  • Ser voluntaria: el voluntariado te saca de la rutina, te permite compartir con otros y donar tus talentos siempre será una buena forma de conectar.
  • Asiste a eventos, certificaciones y seminarios relacionados con tus intereses, que te enriquezcan.

2- Priorizar las tareas: la clave es darle espacio a lo Importante y lo Urgente, definiendo objetivamente qué actividades son delegables y cuáles son aplazables.

Algunas ideas:

  • Si estás en casa, establece horarios para hacer tu trabajo y horarios para tu vida personal.
  • Usa metas y límites realistas, es mejor decirle a un cliente que estás retrasada con algún compromiso a que el cliente tenga que hacer seguimiento.

3- Red de apoyo: hay varios niveles de las redes de apoyo, el primero y más importante es un círculo de confianza donde se puedan encontrar diferentes perspectivas y, de ser posible, mentorización. Recurre a varias personas, incluso amigos cercanos y familiares, que te ayuden a tener perspectiva y seguridad. Tener alguien con quien conversar de lo que nos preocupa nos ayudará a ver la situación desde otros ojos.

4- Construir equipo: a pesar de los recursos, vale la pena ser flexible, creativa y, a veces, desde el ensayo y el error, ir construyendo el equipo que necesita el negocio para crecer, delegando tareas importantes y otras que no lo son tanto.

5- Generar networking: levantar la cabeza y ver sin juicios lo que están haciendo otros, entendiendo que es una gran oportunidad de aprender, generar conexiones para negocios actuales y futuros, así como de compartir vivencias, historias y hasta frustraciones.

6- Nunca te canses de aprender e innovar: Aprender es la clave, conectar con otros es la mejor manera de devolver la pasión por lo que haces.

Como plantea John Cacioppo, los sentimientos de conexión social pueden fortalecer el sistema inmunológico, alargar la vida y disminuir los niveles de ansiedad y depresión. Somos seres sociales y, en el emprendimiento, la metáfora del ecosistema se refiere a que todos necesitamos en muchos sentidos de otros para sobrevivir y nuestro vínculo por excelencia es la comunicación. ¡No podemos olvidar que la unión hace la fuerza!

Por Erika Pedraza, psicóloga y coach ejecutiva.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: