Guía para encontrar nuestro propósito en la vida

Algunas lo tienen muy claro desde el principio, pocas; a otras no les importa y otras nos lo tenemos que trabajar para encontrarlo. Hablamos del propósito de nuestras vidas, el porqué nos levantamos todos los días a trabajar y el porqué hacemos lo que hacemos. Ese que dicen debería de estar detrás de nuestros esfuerzos cuando montamos una empresa, o simplemente, cuando todos los días abrimos las puertas de nuestro  despacho y nos sentamos enfrente del ordenador.

Es según, Simon Sinek, conferenciante y autor de Encuentra tu Porqué, un libro que explora cómo encontrar nuestro propósito, el propósito es “sentirnos realizadas y no simplemente felices”. Porque “el ser feliz es algo temporal y lo otro es algo más profundo, que dura más”. Es la diferencia entre “que te guste algo o lo adores”. Para Sinek, no se trata de vivir de acuerdo a lo que a hacemos, ni cómo lo hacemos, sino por qué lo hacemos.

Para DaveIsay, autor de The Purpose and Passion of Work,“nuestra llamada es la intersección en un diagrama entre ser buena en algo, sentirte apreciada y encontrar que el trabajo que haces permite que la vida de los demás sea mejor”. Normalmente, asegura, esa llamada “puede venir de experiencias difíciles y suele necesitar mucho coraje”, no hay edad, y, por lo general, “no implica dinero”.

Existen muchas propuestas para encontrar el trabajo que amamos, por ejemplo, Scott Dinsmore, escritor, viajero y fundador de Live Your Legend, también considera que “escarbar en lo que haces bien y volverte una experta en ti mismo, tener el coraje para vivir fuera de tu zona de confort y encontrar a gente te respalde” son las claves.

En el libro de Encuentra tu porqué, Simon Sinek nos propone una manera práctica de encontrar nuestra estrella del norte que a nosotras nos ha funcionado. La compartimos:

Buscar las historias que más han marcado nuestra vida. “Cada una de nosotras tenemos sólo un porqué”, acota Sinek: “No es quién aspiramos a ser, sino quiénes somos cuando estamos en nuestro mejor versión. El conferenciante especializado en liderazgo asegura que, observando nuestro pasado y buscando nuestros más significantes hilos conductores (las experiencias que hemos tenido, la gente que nos ha influenciado, las vidas que hemos tocado y los altos y los bajos que hemos tenido), podemos identificar nuestros patrones. Para los individuos, “nuestro porqué está totalmente formado en el final de nuestra adolescencia”, afirma. Propone encontrar unas 10 historias. Una vez que las tengamos todas, elegir cinco o  seis positivas y negativas, sin analizarlas mucho.

Compártelas con una persona que te pueda ayudar. Como es difícil ver el hilo dorado que conecta nuestras historias, es mejor trabajar con alguien que nos ayude.Tiene que ser una persona con dotes para escuchar y que ponga mucha atención a las pistas no verbales. Nuestro partner en la búsqueda del propio propósito ha de coger notas cuando haya pistas visuales o emocionales, hacer preguntas para conseguir que expresemos las emociones y sentimientos que teníamos en el momento que el que sucedió esa situación, hacernos hablar de cosas específicas.

En su libro, Sinek da instrucciones precisas al que nos entrevista, como hacer siempre preguntas abiertas, que nos permitan enterarnos qué es lo que realmente nos gustó o absolutamente odiamos de una experiencia, qué es lo que hace de esa historia algo especial, cómo esa experiencia nos afectó en quienes somos ahora, cuál es la lección de esa experiencia…. O si, por ejemplo, es una experiencia negativa, qué parte de ella nos desilusionó.  Más consejos: que tomen notas poniendo a un lado los hechos y al otro el

significado. “Así verán que hay palabras, frases, ideas o temas que se repiten”.

Identificar las temáticas con la persona que nos apoya. Según vamos viendo nuestras historias, hay ciertas temáticas que empiezan a emerger, algunas que nunca habíamos expresado antes. “Habrá una o dos de ellas que brillaran más fuerte que las otras. Van a ser más grandes e importantes. Esas brillaran más hasta el punto de decir ‘esa soy yo, esa es quién soy’,” asevera Sinek. Aparte de buscar estas temáticas, cuando nuestro ayudante nos haga las preguntas, también tiene que preguntarnos sobre la contribución y el impacto que tuvieron esos eventos.

Hacer un borrador y definir tu porqué. Tiene que ser simple y claro, accionable. “Enfocarte en el efecto que puede tener en otros, expresado en un lenguaje afirmativo que pueda resonar contigo”, remarca Sinek. Ha de ser escrito de esta manera: ESTA ES LA CONTIBRIBUCION que queremos hacer a la vida de los demás PARA QUE TENGA este impacto. Por ejemplo, el de Simon Sinek es “inspirar a la gente a hacer las cosas que le inspiren; así, juntos, podemos cambiar el mundo”.

Nosotras en Bepow queremos inspirar a todas las mujeres para que colaboremos, hablemos y tengamos confianza en nosotras mismas, para que así, juntas, podamos construir un mundo mejor de la mano de los hombres. ¿Cuál es tu propósito?

Un aviso a navegantes, ésta es una fórmula, pero existen otras como dejar que la propia vida te enseñe cuál es tu propósito. En el caso del fotógrafo, artista y activista keniata Boniface Mwangi, encontró su misión cuando se enfrentó al gobierno de su país solo, con sus miedos. No os perdáis su Ted Talk.

También se puede hacer a través de preguntas que te acerquen a ti misma: “Si vuestra vida fuera un libro y tú fueras la autora, ¿cómo querrías que la historia continuara?”, esa es la pregunta que sugiere hacerse Amy Purdy, campeona de snowboard que perdió sus dos piernas, en otro Ted Talk increíble.

¿Os hemos ayudado a encontrar mejor vuestro propósito?

 

¿QUIERES SABER MÁS? Aquí van algunas de nuestras fuentes.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: