¡Este año lo consigues!

Please select a featured image for your post

Cada año la misma historia: nos proponemos dejar de fumar, encontrar trabajo o mejorar el que tenemos, ponernos en forma en el gimnasio, comer mejor o adelgazar esos kilos que se nos van acumulando poco a poco, tener una relación sentimental estable con una persona en condiciones, nos proponemos emprender y no lo hacemos.… Pero nada, que no hay manera, que dan las campanadas y no lo hemos logrado. Si ya te has vuelto a poner tus metas pero no sabes cómo afrontarlas, en Bepow hemos consultado a varios expertos para darte las herramientas que te permitan alcanzarlas de modo que el próximo 31 de diciembre te sientas realizada con los resultados y orgullosa de tu fuerza de voluntad.

Le preguntamos en primer lugar al terapeuta, Happiness manager y Mental Coach Alex Escot por dónde podemos empezar. Y básicamente nos conmina a tomar las riendas: «Es necesario tomar conciencia de la responsabilidad que tienen nuestras propias decisiones en relación con las situaciones en las que nos encontramos. Nosotras, paso a paso, hemos avanzado hasta el lugar en el que estamos, y sólo nosotras podemos tomar la decisión de cambiar la vida en la que vivimos». Únicamente a partir del reconocimiento de que eres tú quien no lo está llevando precisamente bien, estarás en posición de saber qué es lo que necesitas cambiar y proponerte esos objetivos de forma honesta contigo misma y realista con tu carácter y tus tiempos.

El terapeuta te propone tres pasos para definir esos objetivos:

El primer paso es descubrir qué motivó las decisiones que nos llevaron a ella, intentando recordar por qué dimos esos pasos y no otros». ¿Por qué empezaste a fumar o a comer en exceso? ¿Por estrés, ansiedad, inseguridad? ¿Por qué atraes siempre el mismo perfil de hombre? ¿Repites un patrón infantil, por ejemplo? ¡Pues por ahí hay que atacar para que no lo vuelvas a necesitar o a atraer!

El segundo paso es decidir qué es lo que queremos. «Muchas personas quieren cambiar, pero no definen qué es lo que quieren y entonces nunca llegan a ninguna parte. Es imposible llegar si no sabemos adónde vamos.» ¿Cómo puedes conseguir el trabajo de tu vida si no defines primero tu vocación, qué es lo que realmente te haría sentir realizada? ¿Por qué crees que la gente alcanza sus metas? Porque sabe cuáles son, como mínimo.

Y el tercer paso es «realizar las acciones necesarias para llegar hasta ahí. En este punto es donde la mayoría de las personas fallan porque empiezan a realizar acciones sin ningún tipo de orden, sienten que están haciendo “cosas”, pero no obtienen resultados, poco a poco se desmotivan y finalmente olvidan su propósito».

Ahí es donde no queremos acabar, ¿verdad, amigas? Pues para evitarlo, no basta con echarle voluntad, sino que son necesarias «una estrategia y una serie de herramientas facilitadoras y recursos que nos ayuden a alcanzar nuestro objetivo. En definitiva, nos hace falta un plan de acción», alienta Escot. Sí, como si fueras tu propia jefa. Que es lo que eres, vamos, jajaja.

De hecho, a fin de que puedas definir bien esos objetivos, una vez que tienes claro lo que quieres, la psicóloga Eva Valcárcel te sugiere tener en cuenta los siguientes puntos básicos a la hora de redactarlos:

1- Establece metas realistas: no pretendas perder veinte kilos en dos semanas.

2- Establece sub-metas: el Everest no se sube del tirón. Plantéate objetivos pequeños y divide el trayecto en etapas.

3- Conócete a ti misma: ¿cuáles son tus puntos fuertes? Refuérzalos. Y ¿los débiles? Evítalos.

4- El refuerzo positivo o recompensa: lo más difícil es permanecer en el empeño. Para ello, concédete premios a medida que vas cumpliendo etapas, premios que no sean cosas cotidianas: comprar zapatos, una escapada a Ámsterdam, ir a un concierto.

5- Apóyate en el entorno: haz público tu propósito y pide ayuda a tus seres queridos, eso creará un compromiso.

6- Echa mano de símbolos: busca una fecha significativa (primeros de año, tu cumpleaños, un aniversario) y lleva contigo algo que te recuerde tu propósito: una pulsera, una alarma diaria en el móvil, lo que sea. Sí, lo que sea, si lo importante realmente es que te autoconvenzas, te autosugestiones y te autoengañes si hace falta con tal de cumplir tus retos.

La mayoría de los expertos consultados opina que «si de verdad quieres, puedes», siempre. De lo contrario, es que no lo deseabas tanto y tus demás prioridades están por encima de esa meta y, por tanto, recaerás o dejarás de buscarla a la primera tentación consistente. Así que intenta relacionar tus prioridades, para que unas refuercen a las otras y te motiven.

Por ejemplo, si quieres adelgazar y quieres tener pareja, proponte ponerte en forma como medio para que te sea más fácil encontrar pareja, que, seguramente, es lo que más te puede empujar hacia delante. Más que nada porque el amor es el motor que mueve el mundo, ¿por qué no te iba a mover a ti, no? Y así, con todo, búscate razones, excusas, motivos, y recuérdatelos siempre que vayas a desfallecer. ¡En Bepow estamos contigo, sabemos que puedes, ánimo, este año lo conseguimos, querida!

Por Elisabeth Iborra

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: