Convence con tu manera de comunicar

Después de la supervivencia, influenciar o persuadir por medio de la comunicación es la más básica y vital de todas las necesidades. La manera como nos comunicamos, generalmente, pasa desapercibida para nosotras mismas. Sin embargo, es a través de la comunicación como nos relacionamos con nuestro universo (familia, amigos, clientes, compañeros de trabajo, etc.), cerramos negocios y creamos nuestra identidad pública o marca personal.

Y es que comunicarse es más que el simple hecho de hablar y oír. Comunicándonos, transmitimos ideas, persuadimos, hacemos solicitudes, inspiramos, creamos realidades, inventamos posibilidades y, principalmente, somos capaces de coordinar acciones, para llevar a la persona que escucha a la acción.

Como toda herramienta poderosa, la comunicación eficaz es el resultado de utilizar un conjunto de técnicas específicas. Evidentemente, hay personas más comunicativas que otras, pero eso no quiere decir que ellas tengan un don especial para la comunicación y las demás no. Seguro que podrán ser más comunicativas unas personas que otras, pero que una persona sea más introvertida o extrovertida, en realidad, nada tienen a ver con la comunicación en sí.

Cualquier persona que se forme en el arte de la comunicación efectiva podrá experimentar una gran transformación, no solo en su trabajo, sino también en su vida, al aprender todas las técnicas y herramientas para explotar todo su potencial y defender sus ideas frente a los demás. Y es que numerosos estudios demuestran que las personas con fuertes habilidades de comunicación disfrutan constantemente de mayores ingresos, mayor autoestima, relaciones más felices e incluso mejor salud.

Es posible que seas una experta en lo que haces, que tengas mucha experiencia o conocimientos, pero no te servirá de nada si careces de la habilidad de comunicar efectivamente, ya que tu mensaje no va a llegar. Lo más importante es que seamos capaces de transmitir nuestras ideas de forma clara, concisa y coherente, sobre todo cuando hablamos en público.

Estas son las ocho reglas según el método de hablar en público del escritor y conferencista americano Dale Carnegie, que ha escrito libros tan relevantes tal que Cómo ganar amigos e influir en la gente o El arte de hablar en público, los cuales te van a ayudar notablemente a preparar tus presentaciones y tus discursos:

1- Haz breves notas de los asuntos interesantes que quieres mencionar: es importante escribir conceptos que no quieres olvidar y que te servirán como guía, para evitar tener que aprenderte el discurso completo de memoria.

2- No escribas tus charlas al completo: es importante la escritura para fijar las ideas y conceptos en tu mente, pero si escribes tu discurso completo, lo que va a ocurrir es que usarás un lenguaje escrito en lugar de un lenguaje verbal, eso te impedirá hablar con naturalidad y luego te hará parecer artificial, así que sí a la escritura pero sólo a la estructura y a las ideas clave.

2- Nunca memorices tu charla palabra por palabra: si memorizas tu charla, lo más probable es que la olvides y, si esto ocurre, te llegará el temido momento de quedarse en blanco que todas odiamos. En el caso de que no la olvidaras y tuvieras una memoria privilegiada, no quedará tampoco natural, ya que parecerás un loro que está repitiendo la lección sin poner ningún tipo de pasión. Así que siempre intenta llevar unas breves notas escritas en una pequeña hoja en la mano o en tu bolsillo, para, si pierdes el hilo, poder echarle un vistazo.

4- Llena tu charla de ilustraciones y ejemplos: una manera de conseguir que la charla sea interesante es la de utilizar audiovisuales y ser creativa aportando ejemplos reales. El ejemplo clarifica y es lo que hace que el mensaje sea comprensible y memorable en tu audiencia.

5- Conoce tu tema a la perfección: es importantísimo que tengas mucho control sobre el tema del que vas a hablar, ya que cuando eres experta ya no tienes que tener miedo ni preocuparte por no saber responder preguntas comprometidas.

6- Ensaya tu presentación con amigos o familiares: también puedes grabarte en vídeo. Es mucho mejor esta técnica que hacerlo delante de un espejo, ya que tendrás la oportunidad de verte en todos los sentidos y apreciar todos los detalles.

6- Nunca pierdas tu propia esencia ni intentes copiar a nadie: aunque todas las técnicas sobre la comunicación verbal y no verbal ayudan muchísimo a transmitir confianza, al final tienes que ser tú misma y no perder jamás tu autenticidad ni tu pasión. Jamás intentes hacer algo, por ejemplo, al gesticular, que te haga sentir mal o incómoda. Jamás te exijas un nivel de perfección irreal, ¡a todos nos gustan las personas imperfectas!

6- Si tu actitud es correcta, tu charla también lo será: al margen de todos los gestos que puedes utilizar y que podrán ayudarte mucho para conectar con más personas, recuerda que lo más importante será siempre tener una actitud mental y emocional positiva para ser capaz de transmitir de forma natural todas tus ideas. Antes de salir a exponerlas, respira profundamente y sonríe, aunque no haya nadie delante todavía. Como sabes, al cerebro le podemos engañar con nuestros pensamientos, así que finge que estás feliz de esta oportunidad de exponer tus ideas y visualiza que a la gente le está encantando escucharte ¡y así lo creerá tu mente!

7- No tengas miedo de ser tú misma: Es el mejor consejo que aprenderemos de Dale Carnegie, quien estuvo algunos años escribiendo un libro en el cual estudió a los más famosos actores para poder después imitarles: “Hace años resolví escribir el mejor libro para hablar en público que jamás se hubiese escrito y repetir la misma tontería de coger ideas de otros autores y ponerlas en un libro que lo tendría todo. Al final, me convencí de que estaba haciendo el papel de bobo, pues había tan poca vida y tan poco sentimiento en aquel libro que no iba a interesar a nadie. Lo tiré a la papelera y me dije: tienes que ser Dale Carnegie, con todas tus faltas o limitaciones, no puedes ser ninguna otra persona”.

Y ahora sólo te falta practicar y practicar, ya que la única fórmula existente para mejorar y sacar toda tu autoconfianza delante de los demás a través de tus ideas es sentirte muy segura. Y si estás convencida de que lo que tienes que compartir es bueno y te sientes preparada para que los demás te escuchen, nada podrá impedir que tu propuesta o tu mensaje sea escuchado y tenido en cuenta por los demás.

Por Paloma Palencia

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: