8 claves para conciliar trabajo con maternidad con una sonrisa

Uno de los grandes retos que se ha de hacer frente cuando una es madre es encontrar de nuevo ese equilibrio entre la vida personal y profesional. No olvidemos que dentro de la vida personal, hay el ámbito familiar y el ámbito individual para seguir teniendo tiempo para nosotras mismas (ocio, cultura, cuidado personal, deporte, amistades, etc)

Conciliar, según la RAE significa “hacer compatible dos o más cosas”, eso implica que para conciliar ambas actividades han de estar funcionando sin ser un impedimento la una para la otra.

Según el último estudio de maternidad en el mundo laboral realizado por Concilia13f, 8 de cada 10 madres afirman tener dificultades para compaginar su vida profesional con su vida personal, dato que muestra el reto que representa conciliar.

Si existiera una fórmula para el éxito de la conciliación tendría sin duda dos variables: maximización de los resultados y optimización del tiempo. Por lo tanto, la conciliación está correlacionada con la productividad. En el libro MamaBoss, se cuentan claves para ser más productiva tanto en el trabajo como en tu vida familiar y además algo muy importante, tener una actitud que nos permita disfrutar de estos dos ámbitos. Estos son algunos de los consejos del libro:

1.Planifica, planifica, planifica: El escritor, empresario y motivador canadiense,Bryan Tracy decía que “Cada minuto invertido en planificación, es un ahorro de 10 en ejecución”. No todo tiene una relación tan directa, pero está claro que es una buena inversión. Empieza por tener una lista con todas las tareas que tienes que realizar y decide en tu agenda de qué forma vas a abordarlas.

2. Aplica la ley Pareto, 80-20: el 80% de tus resultados provienen del 20% de tus acciones. Elige cuáles son esas acciones clave que realmente contribuyen a tus resultados y céntrate en ellas como lo más importante, frente a lo urgente.

3. Simplifica para avanzar: más no significa mejor. Elimina todo aquello que requiera dedicarle energía y no aporte tanto valor. Crea rutinas diarias optimizadas que permitan cada día hacer primero lo importante y así lo dejar tachado de tu lista.

4. Pon tu atención en lo que haces y disfrútalo. El famoso mindfullness tiene muchos beneficios, ya que no es cierto que podamos hacer dos cosas a la vez, sino que nuestro cerebro solo puede concentrarse en una sola cosa, no puede tener pensamientos simultáneos. Si realizas varias tareas, asegúrate que puedas dejar de prestar atención a una de ellas mientras realizas la otra y sobretodo, ve asegurándote que tu mente no se vaya desconectando cada dos por tres, sino que esté en plena presencia. Esto te permitirá disfrutar mucho más de cada una de esas tareas.

5. Restringe el uso del móvil u otras actividades adictivas: está claro que el móvil es un gran aliado, pero según Business Insider está comprobado que dedicamos una media de una hora diaria en actividades no productivas. Hay muchas maneras de restringir su uso, la más sencilla es dejarlo dentro del bolso y no sacarlo solo que en momentos puntuales. Si lo tienes muy a mano, distrae constantemente tu atención. Piensa qué te transmite alguien que está hablando contigo con el móvil entre las manos o encima de la mesa. Es un elemento que interrumpe nuestra concentración.

6. Aprovecha los tiempos muertos: los trayectos en transporte público, el tiempo de espera,… Planifica también cómo puedes aprovecharlo para que sea tiempo para invertir en ti. Puedes formarte, actualizarte con las últimas noticias, meditar, escuchar podcast… Haz lo que quieras, pero no dejes de aprovechar todos estos ratitos.

7. Hazte amiga de lo hecho, no de lo perfecto. Descárgate del perfeccionismo. Marta Prada de Pequefelicidad, explica que hay un triángulo de responsabilidades en el ámbito familiar que es: mente sana, casa limpia y niños felices. Ella recomienda que elijamos cuáles son los dos puntos más importantes de estos tres, ya que es muy difícil poder tener todo perfecto. Si lo asumes, te descargas de un gran peso y reconoces que te estás centrando en lo prioritario para ti y hayan cosas que no estarán perfectas.

8. Corresponsabilidad para las tareas familiares: No puedes abarcarlo todo. Tu pareja y tú sois igual de responsables de las tareas domésticas y de cuidado de los niños. Suelta para poder seguir creciendo. Repartiros las tareas de manera que te sientas cómoda y puedas lograr sentirte en equilibrio. Pedir ayuda a familiares o delegar contratando a terceros también es una forma para conciliar mejor.

Tú eres la que decide sobre tu vida. No olvides sentirte bien con lo que haces para poder conciliar. Asegúrate que dedicas tu energía y esfuerzo en lo realmente importante para ti.

Ser una buena madre no es incompatible con ser una buena profesional. Conviértete en una “MamaBoss” que concilia y toma las riendas de su vida.

Por Laia Arcones. Experta en marketing y visibilidad femenina.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: