Yaiza Canosa, fundadora y CEO española de tres empresas de éxito y seleccionada Forbes 30 to under 30

“He tenido tropiezos también. Lo que pasa es que de esos no se habla” 

 Yaiza confiesa que ha tomado malas decisiones y caminos incorrectos pero ha seguido trabajando, confiando y luchando. 

 Yaiza Canosa ha entrado por méritos propios en la lista Forbes 30 to under 30 tras fundar varios negocios, el primero a los 16 años. Actualmente, con 26, es CEO de GOI, una empresa que ha revolucionado la logística española, y de GLUE Concept, una consultora que ayuda a lanzar proyectos empresariales. Porque ella sabe cómo hacerlo y porque es su naturaleza. De hecho, para hacer una carrera de emprendeduría con tanto éxito como la suya, considera que “hay que nacer inquieta. Al final, ser un emprendedor es ser un inconformista vital”. En su entrevista para Bepow con Elisabeth G. Iborra, confiesa: “siempre me había interesado eso de crear proyectos, liarme la manta a la cabeza y soñar en grande. Así que siempre he pensado que lo más parecido académicamente para desarrollar profesionalmente mi ‘locura’ diaria era estudiar empresas”, para lo cual se empezó a formar en ADE y realizó un MBA.  

 A fin de sacar proyectos adelante, quizá se necesita un olfato especial para detectar dónde hay demanda y cómo satisfacerla, pero ella no alardea de eso sino que baja a la tierra y se refiere a sus tropiezos: “Lo que pasa es que de esos no se habla. El ser humano es terriblemente frágil y a nadie nos gusta hablar de nuestras desgracias. No he tenido batacazos a nivel proyectos, pero sí a nivel malas decisiones, caminos incorrectos y piedras en el camino. Así que de olfato, poco; es más bien la ley de trabajar, seguir confiando y seguir luchando”.  

 Aplica esa ley, entre otros campos, en la economía colaborativa, base de su empresa With Menu, que te ayuda a encontrar menús cerca de tu localización; y del coworking de Gluework, que nos describe como “una forma de entender los espacios de trabajo. Nos orientamos a espacios de entre 1.000 m2 y 2.000 m2 porque para nosotros la comunidad es lo más importante y, a partir de 2.000 m2, gestionar con calidad una comunidad se vuelve muy complicado. Queremos que la gente tenga un espacio en una localización premium donde estén sus amigos, sus clientes, sus proveedores y sus mentores. Un espacio vivo donde no solo vas a trabajar, sino también a aprender y a vivir”.   

“Al final, ser un emprendedor es ser un inconformista vital”

Su actual empresa, el operador logístico GOI, también se basa en esa filosofía de conectar a los clientes con los transportistas, pero con el valor añadido que ha revolucionado la logística en España dado que, como apunta Yaiza, “ofrecemos un servicio integral y nos responsabilizamos de él. Era un sector muy fragmentado porque no había ninguna gran empresa especializada en voluminoso con un servicio global, tecnológico y profesionalizado”. Todo parece tan lógico que lo raro es que no se le haya encendido la bombilla a nadie antes, pero ella relativiza su mérito: “seguro que se le había ocurrido a alguien, pero me alegro de que nadie se haya puesto a hacerlo de una forma tan sólida como nosotros, ¡me hubiese quedado sin trabajo!”, sonríe sin soberbia alguna por ser pionera.  

 Y encima, siendo mujer, y además, joven, en un sector tan masculino como ha sido siempre el de la Logística, que, asegura, “es duro porque generar confianza resulta complicado. No es lo normal y lo atípico genera desconfianza. Pero siempre digo que todos tenemos nuestras barreras y retos por mil motivos, lo importante es enfocarnos en solucionarlos”.   

 O sea, que no se toma las desigualdades ni las dificultades que se deriven del género como algo personal: “Las cosas no son fáciles o difíciles. Son para ti o no. Ser mujer no es fácil. Nos quedan mil batallas todavía por ganar, pero tampoco lo es ser demasiado mayor para optar a equis puestos de trabajo o haber estudiado algo ya obsoleto. El mundo generalmente es un lugar cruel e injusto, pero tenemos que hacer por convertirlo en un sitio calentito donde estemos a gusto, ayudemos a los demás a estarlo y, al final del día, merezca la pena. No queda otra”.  

“El mundo generalmente es un lugar cruel e injusto, pero tenemos que hacer por convertirlo en un sitio calentito donde estemos a gusto, ayudemos a los demás a estarlo y, al final del día, merezca la pena.”

¿Cómo hacer para conseguir alcanzar nuestras metas saltándonos todos los obstáculos?, le preguntamos como portavoces vuestras. Y Yaiza aconseja a las mujeres Bepow “que salten cuando les apetezca saltar y se tiren a patalear cuando les apetezca patalear. No tienen que demostrar nada. La mayor cualidad que existe es ser libre y dejar a los demás serlo. Si quieren ser directivas, adelante. Si quieren ser artistas, también. No hay trabajos malos o buenos, hay profesionales felices o infelices”. ¡Toma ahí!  

 Con ese carácter, es lógico que, como directiva con un equipo importante a su cargo, el liderazgo le salga por sí solo, pero ella asegura que el respeto a sus decisiones en sus empresas se lo ha ganado “demostrando cosas, convenciendo a los demás de que no es algo mío; sino nuestro”.   

 Como se le da bien esto de lanzar proyectos al estrellato, su última apuesta es invertir para apoyar a emprendedores pero implicándose en sus equipos para ayudarles a triunfar, como ya venía haciendo en su consultora. Y tiene claro que el secreto del éxito es “invertir en personas, no en proyectos”. Lo malo es que no se está encontrando con muchas emprendedoras, “queda mucho por impulsar, somos todavía muy pocas”, lamenta. Pero su mero ejemplo nos anima a todas a emprender aquello que soñamos a lo grande, ¿verdad, chicas?  

 

 

Elisabeth G. Iborra. Periodista, editora y escritora con 19 libros.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: