María Alejandra Menaldo, Presidenta de la Red de Jóvenes Iberoamericanos y activista

 La activista guatemalteca asegura que  ¨el liderazgo de una mujer tiene el doble de retos que el de un hombre” 

Para María Alejandra Menaldo, el conocimiento y la educación no solo han sido una de sus mayores metas en la vida, sino también el camino que la ha llevado a convertirse en la líder que es hoy.  

 Alejandra tiene una licenciatura y una maestría en relaciones internacionales y está en proceso de doctorado; ha visitado diferentes continentes, donde ha participado y recibido reconocimientos por su liderazgo y sus contribuciones como Presidenta de la Red de Jóvenes Iberoamericanos, una organización que promueve y empodera las garantías individuales y la democracia en la región. Tiene 27 años y desde ya se está planteando cómo reconstruir sus metas y darles continuidad cuando finalice su doctorado. 

 Promueve el liderazgo desde una perspectiva juvenil y femenina, “es un liderazgo inclusivo, que aporta, que sabe aprender. Uno puede inventar nuevas maneras de liderar”.  

“Como líder vas aprendiendo… No te quedas estancada, tienes la capacidad de adaptarte y aprender, aunque cueste en el proceso”.

 Es la segunda mujer en figurar como presidenta del organismo y la única en haber sido reelegida por sus miembros, sin embargo, admite que le llena más de orgullo reconocer lo primero: “ya es tiempo de dejar de decir con orgullo que fuimos las primeras en algo, para pasar a decir que ya hemos sido varias en lograr lo mismo; y empezaré a decirlo porque me gusta, me identifica mucho”, asegura evidenciando su talante de líder. A través de Bepow, esta guatemalteca comparte cómo logró llegar al lugar en el que está y algunos consejos para seguir su camino.  

 A pesar de que el mundo ha avanzado mucho en el trato igualitario entre hombres y mujeres, ella asegura que su mayor reto se convirtió en su más grande lección. A pesar de formar parte de una generación global y de mente abierta, ser mujer y tomar decisiones sigue siendo un reto que debemos estar dispuestas a asumir: “el liderazgo de una mujer tiene el doble de retos que el de un hombre… en mi primer periodo como presidenta cuestionaban mis decisiones. Aprendí que una misma debe poner límites, saber desde y hasta dónde deja que los demás duden de ella o traten de decirte cómo hacer las cosas. La mayoría eran hombres”, nos comenta.  

 Ser líder no es una tarea fácil. Lo cierto es que, a lo largo de su labor, María Alejandra se ha topado con situaciones que le han ayudado a crecer en el proceso. Trabajar con personas de otros países ha sido uno de esos factores, pues en ocasiones ha requerido de sus habilidades como mediadora para sortear las diferencias culturales en el momento de tomar y concertar decisiones dentro de la red, que actualmente cuenta con 120 jóvenes de 20 países de Iberoamérica.  

“Uno puede inventar nuevas maneras de liderar”.  

 Otro de sus aprendizajes fue no limitarse al liderazgo tradicional, sino inventar nuevas maneras de liderar: “el liderazgo que he tratado de mantener dentro de la red es inclusivo. Esa es una nueva descripción de liderazgo desde una perspectiva juvenil y femenina, un liderazgo que aporta y sabe aprender”, explica, porque para ella todo ha sido un aprendizaje, al igual que para nosotras.  

 Para nadie es un secreto que ejercer como líder es un proceso desgastante a nivel físico, mental e incluso espiritual, que implica, como hoy reconoce Alejandra, entregarse a los demás y a una causa. “Una pasa a un segundo plano y eso puede ser peligroso en términos de salud, relaciones sociales, familiares, amorosas; pero como líder vas aprendiendo… No te quedas estancada, tienes la capacidad de adaptarte y aprender, aunque cueste en el proceso”. ¿A alguna de vosotras le ha sucedido lo mismo?  

 Desde su juventud y el asombro con el que percibe el mundo, comparte con Bepow los tres pilares fundamentales para ser una buena líder y no desfallecer en el intento: la democracia, la mediación y, en especial, la paciencia.  

“Un liderazgo inclusivo, que aporta, que sabe aprender”.

 ¿Pero por qué hacer tanto énfasis es ese último pilar? Pues como es de suponer, todas en algún momento de nuestras vidas hemos perdido el rumbo o el control, y María Alejandra no ha sido la excepción: “una como que olvida por qué le gusta, olvida cómo hacerlo otra vez… Pierdes la paciencia”, confiesa y retoma: “luego empecé a recordar cómo fue el proceso, me empecé a fijar más en los detalles que me llenaban a nivel personal, después me di cuenta de los resultados y decidí ver más el lado positivo”. Así que si pensabais que solo a vosotras os pasaban estas cosas, aquí hay un buen tip de cómo retomar el rumbo, directo a nuestras metas.  

 ¡Sé la líder que quieras ser! 

 Muchas mujeres hemos crecido bajo la presión de encajar en los estándares de belleza que impone la sociedad, obligándonos a reprimir lo que somos y sentimos. Por fortuna, ese no es el caso de esta chica, que a partir de su autenticidad nos alienta a seguir ese camino con seguridad: “Llego a mis eventos como me gusta vestirme, con botines, a veces llego medio peinada y el maquillaje no pasa de los ojos y labios… Ahí radica mi esencia y eso es interesante”.  

 No siempre fue así. A sus 10 años notaba que no se llevaba bien con sus compañeros de clase por no sentirse bonita, a lo que su abuela respondió con una frase muy sabia que hoy utiliza para que otras chicas comprendan que “la inteligencia hace la belleza”.  

“Me empecé a fijar más en los detalles que me llenaban a nivel personal, después me di cuenta de los resultados y decidí ver más el lado positivo”.

 Nos cuenta que no lo entendió en ese momento, pero con el tiempo empezó a conocerse, a leer más y comenzó a opinar, “me di cuenta que la gente quería hablar más conmigo y ahí fue cuando le entendí a mi abuela. Me tatué esa frase y la única cosa que le agregaría es que no solo es inteligencia cognitiva, sino también emocional”. 

 

 

Por: Cristina Callejas. Periodista y comunicadora social con Maestría en Desarrollo.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: