Pamela Vilela, Mayor de la Fuerza Aérea de Perú

La conferenciante internacional en empoderamiento femenino nos anima a que nos miremos en el espejo todos los días para saber quiénes somos desde nuestra esencia.

Descubrir cuál es nuestro propósito en el mundo no es fácil, pero tampoco imposible. Si bien es cierto que a muchas nos puede tomar años encontrarlo, pero, sobre todo, reconocerlo. Ese no es el caso de Pamela Vilela, Mayor de la Fuerza Aérea de Perú, conferenciante internacional, coach y facilitadora de herramientas creativas de desarrollo personal. Una mujer que busca crear un impacto positivo y ser fuente de inspiración para las personas que la rodean o que, simplemente, la leen. ¡Como tú en este momento!

Ella quiere que las mujeres despertemos porque está convencida de que una mujer completa, una mujer que se quiere totalmente, que cumple sus objetivos, es una mujer superpoderosa. ¿Quieres desarrollar este superpoder?  En esta entrevista para Bepow nos cuenta cómo.

Sus vivencias dentro de las fuerzas militares la llevaron a entender que su misión es ser una facilitadora de ese cambio para las mujeres. Y tanto ella como nosotras estamos convencidas de que creer en ti es solo el primer paso para encontrar ese sentido que tanto buscas.

“Tal vez necesites un poco más de tiempo para lograr tus sueños, o tal vez será necesario cambiar la forma en que vas a lograrlos, pero jamás se te ocurra dejar de soñar”.

Para ella, todo comenzó cuando se tuvo que enfrentar a su primer y mayor reto dentro de la Fuerza Aérea de Perú, pues fue la quinta promoción de un país en el que los cursos eran mixtos y la cantidad de hombres superaba con creces a la cantidad de mujeres. “Lo más difícil fue encontrarme, saber quién era, reconocer mi identidad. Sentía que tenía que volverme un hombre, no podía cargar el mismo peso, no podía hacer otras cosas y fue frustrante para mí”. Cuenta que, en cierto momento, llegó a sentir que desarrollaba su lado masculino mientras descuidaba su lado femenino: “solo quería ser una guerrera”.

Únicamente el tiempo le permitió entender que no era necesario cambiar y convertirse en otra persona para encajar en ese lugar o en cualquier otro: “Entendí que el asunto iba más por la igualdad de oportunidades desde nuestras propias necesidades. Poder hacer las mismas cosas, pero desde lo que soy: una mujer”. Sobre todo, teniendo en cuenta que cada persona tiene habilidades únicas y que no siempre te puedes comparar, ni juzgar bajo las mismas condiciones del otro: “pedirle a un pez que suba un árbol es imposible”.

Así impulsó Wake Up Girl, una comunidad conformada y dirigida por hombres y mujeres que busca establecer alianzas para identificar y tomar acciones frente a los principales problemas que aún debemos afrontar como género. “Es un mensaje fuerte, es como decir: tú puedes, aquí estamos para ayudarnos; si yo puedo, tú puedes… busco que nos demos luz. Somos contenedoras, somos el soporte de otras mujeres, porque en realidad no competimos. Yo no compito contigo, ni con las demás. Mi competencia es conmigo misma”, explica. Y nos pide que creemos un ambiente de hermandad, que nos permita ayudar y alentar a otras chicas a sacar lo mejor de cada una.

Las mujeres también usamos botas

Con la misma determinación que aceptó convertirse en la primera mujer latinoamericana en viajar a una misión militar a la República Central Africana como oficial de protocolo en el 2014, está sacando adelante su nuevo proyecto, Girls Also Wear Boots. De acuerdo con Pamela, todas las mujeres podemos usar botas y no de cualquier tipo, sino las botas que te permitirán empoderarte y convertir cualquier situación en algo positivo.Usar botas es pisar fuerte, porque para nosotras significa que podrás abrir caminos, que podrás pisar donde sea: lodo, tierra, barro, cualquier cosa… ¡No importa lo que hayas vivido! Siempre te puedes levantar y seguir o volver a empezar”.

No solo nos inspira con un entusiasmo que parece inagotable, sino que nos anima a preguntarle las dudas de nuestras lectoras: ¿cómo puedes despertar y ponerte las botas? “El primer paso sería que te quieras mucho, porque la prioridad eres tú. Si tú no sabes quién eres, si tú no te quieres a ti misma, si tú no te reconoces, definitivamente no sabes hacia dónde vas”.

“No eres un título, en mi caso soy militar pero no me define el grado o lo que he estudiado; ahí lo empiezas a entender todo”.

Lo compara con la lógica de las indicaciones de seguridad en vuelo, cuando el avión se despresuriza y la azafata te dice que primero te tienes que poner tú la máscara antes de ponérsela al otro. La vida es igual: tú no puedes ayudar a otros si no te ayudas tú primero, ¿cómo le pones la máscara a otro si te estás asfixiando?”.

Lo segundo es que ¡nunca estés dispuesta a recibir las migajas de los demás! “Si tú no te quieres, aceptas cualquier cosa. Las únicas que recogen las migajas son las hormigas, si tú estás dispuesta a recibir una migaja, igual es que te consideras una hormiga… Eres una persona completa, ese concepto de media naranja se quedó atrás cuando empezamos a entender que no vinimos al mundo a completar, sino más bien a complementar”.

“¡No importa lo que hayas vivido! Siempre te puedes levantar y seguir o volver a empezar”.

Asimismo, nos recomienda el ejercicio que le ayudó a superar sus años en la escuela militar: “mírate todos los días en un espejo y responde ¿quién eres tú? Di quién eres desde tu esencia. No eres un título, en mi caso soy militar, pero no me define el grado o lo que he estudiado; ahí lo empiezas a entender todo”.

Aún le quedan unos meses más en África. Esta es su segunda misión allí, donde cada día, en medio de la crudeza del conflicto, se convence más de la fortaleza de las mujeres y de las barreras que muchas veces nos ponemos: “siento que hay mujeres que, cuando se vuelven madres, se frustran y yo les digo que ser mamá no significa que dejes de ser mujer, ni dejes de soñar. Tal vez necesites un poco más de tiempo para lograr tus sueños, o tal vez será necesario cambiar la forma en que vas a lograrlos, pero jamás se te ocurra dejar de soñar”. 

 Por Cristina Callejas. Periodista y comunicadora social con Maestría en Desarrollo.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: