Ingrid Macher, influencer, empresaria y escritora latinoamericana

Es la influencer latinoamericana más importante, ha escrito varios libros, sobrevivió al cáncer y esquivó dos veces la muerte. Sorprendió al mundo al perder 50 libras en 90 días y se convirtió en una empresaria de éxito.  

Ingrid Macher es sinónimo de bienestar, comenzó con un blog que se convirtió en la base de un pequeño imperio que hoy tiene, según sus cifras, cerca de 20 millones de seguidores en el mundo digital (más de 2 millones de instagram), es columnista de importantes medios en Estados Unidos, oradora y motivadora. 

Luego de un divorcio, de haber sido revivida en la sala de urgencias de un hospital, de una quiebra que la dejó a ella y a su segundo esposo en la calle, de un accidente automovilístico que casi les quita la vida y, a los 6 meses, de la devastadora noticia del cáncer, Ingrid se convenció de su propósito en la vida: “a través de esa experiencia que viví con el sobrepeso y la muerte, aprendimos a ver una oportunidad e ir más allá de hacer algo para poder reconstruir a la familia y decidimos ayudar a los demás pase lo que pase”, por eso sueña con construir lugares en Colombia para niños con enfermedades terminales y con enseñar a las latinoamericanas a ser empresarias.  

«Los obstáculos no son más que lecciones para ser más fuertes y mejores”

Quien la ve pensaría que vive para el fitness, pero en realidad su propósito ya no es el cuerpo -como ella misma asegura- pues enseña a mujeres de todo el mundo a sanarse física, interior y espiritualmente a través de los alimentos y de un programa de vida saludable que empieza con un desayuno espiritual cada mañana: “Establezco la conexión con Dios. Para mí, es lo más importante y esencial; además, llevo una alimentación saludable, clara y definida; me ejercito y tengo las horas de descanso necesarias”.  

 «Everything is possible to those who believe» 

Ingrid bajó de 175 a 120 libras y moldeó su cuerpo, un sueño que seguramente muchas de nosotras nos hemos planteado alguna vez. ¿Cómo dar el primer paso y mantenernos? Encontrando la motivación adecuada para cambiar nuestros hábitos. 

Es común que subamos de peso después de casarnos, al igual que le sucedió a ella cuando se dedicó a su esposo y al hogar, hasta que su sobrepeso fue evidente. Descubrió que el problema no estaba afuera, sino en su mente y se dedicó a transformar su exterior y su interior. En tres meses perdió las libras que le sobraban y decidió enseñarles a otras mujeres el camino.

«Cree firmemente en el poder de la mujer para cambiar el mundo»

El inicio fue un blog donde compartía sus avances: “En noventa días, bajé cincuenta libras”, dice orgullosa, y muy pronto se dio cuenta de que debía prepararse y estudiar para hablar con propiedad. Se graduó como  coach, estudió programación neurolingüística y obtuvo su licencia en nutrición deportiva. Ella y su esposo decidieron enseñar a otros el camino, y así nació su empresa. 

Sin embargo, las emociones y el estrés volvieron a la carga y apareció el cáncer, “eso me hizo entender que tenía que calmarme”. Lo enfrentó sin cirugías, ni medicamentos. Lo hizo aferrada a su fe, a la oración, a una alimentación saludable y, en noviembre pasado, la declararon libre de la enfermedad. “Uno de los errores que cometemos es que, hasta que nuestra vida no está en peligro, no nos damos cuenta del poder que tienen los alimentos y las emociones”, enfatiza.  

Son precisamente esas emociones las que debemos canalizar para lidiar con lo inesperado y no dejarnos abatir: “de camino al éxito, vendrán muchas piedras y obstáculos, pero nos enseñan a levantarnos cada día con más fuerza si los sabemos entender. Los obstáculos no son más que lecciones para ser más fuertes y mejores”.  

Supo convertir cada obstáculo en oportunidad e incluso a la quiebra económica le sacó partido para reinventarse una vez más: “una quiebra lo es todo porque pierdes la comodidad y la confianza”, explica, y nos recuerda que si estamos abiertas a otras posibilidades, descubriremos que somos mucho más de lo que creíamos ser.   

“No more excuses”  

Esta mujer de 46 años que parece de 30 asegura que no existe un programa de alimentación único porque la gente necesita diferentes alternativas, de ahí la importancia de conocernos bien para saber qué tenemos que cambiar. “Nos hemos acostumbrado a buscar excusas para no adelgazar, cuando en realidad son excusas para comer. Lo sé porque vengo de una familia obesa, mi hermana es gordita, mi mamá es gordita, mis tías son gorditas…”. Y por eso parte de lo que tuvo que hacer fue desaprender y dejar atrás los mitos y su cultura con relación a la comida.  

Sus libros divulgan paso a paso cómo construir un estilo de vida saludable y nos ayudan también con aquellas situaciones de salud que cualquier mujer enfrenta: problemas de tirorides, colon irritable, ansiedad… y la lista sigue. Ya tiene 20 productos en el mercado, 10 suplementos alimenticios y otros 10 de belleza.  

«No nos damos cuenta del poder que tienen los alimentos y las emociones”

Cree firmemente en el poder de la mujer para cambiar el mundo y, aunque suene muy ambicioso, nos invita a las mujeres Bepow a dejar huella empezando por nuestra casa: “una cosa que Dios nos ha dado a las mujeres es que somos el centro de la familia y tenemos la batuta de los ingredientes que ponemos en la olla y de las cosas que hacemos con nuestros hijos y con nuestros valores”. Y también podemos compartirlos con los hombres para que se hagan cargo de esa nutrición mientras nosotras trabajamos, claro.  

No Comments Yet

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: