Belky Arizala, modelo, actriz y productora de moda.

He aprendido a revisar que cada situación es parte de un proceso de la vida” 

 Abrirse paso en el mundo de la moda y la belleza no es una tarea fácil y eso siempre lo ha tenido claro Belky Arizala, una colombiana que ha trabajado duro para sobresalir en su carrera como modelo, actriz y productora de moda. “Esto sigue siendo algo muy banal dentro de los prejuicios de las personas”, relata Belky, quien además asegura que es todo un reto eliminar el imaginario negativo que tiene la sociedad sobre las modelos; y aunque lo anterior no le quita el sueño, sí aclara que le importa mucho el concepto que se tiene de la mujer.  

 “Si una mujer tiene unas cualidades o una particularidad fenotípica especial, no se le tiene que discriminar. Todos sufrimos por igual, la vida no es fácil para nadie, ni para el que es catalogado bello ni para el que no… Es importante poner de moda el cambio de imaginarios negativos y hacer ver a todos los demás como parte de una humanidad vulnerable y frágil”, dice con seguridad, y agrega que entre todos podemos hacer de la libre expresión una tendencia, “pero también teniendo una gran responsabilidad, porque las palabras tienen poder”.  

Belky no duda que su aporte a dicha causa va ligado a lo que mejor sabe hacer: “quiero seguir produciendo desfiles innovadores y poner de moda la responsabilidad social, que se sigan haciendo eventos y temas con un fin específico como lo es la integración de las culturas”, manifiesta con gran entusiasmo. Y, a su vez, comparte con nuestras mujeres Bepow que, aunque ha sido difícil llegar a donde hoy se encuentra, no cuestionaría ninguno de los obstáculos que se le presentaron y mucho menos cambiaría la manera en que los afrontó.  

“hay que pasar de la queja a la propuesta”

“Me ha costado muchas lágrimas, mucho tiempo de soledad, pero también lo he aprovechado muy bien: hoy soy una mujer resiliente. He aprendido a revisar que cada situación es parte de un proceso de la vida”. También expresa que lleva 5 años en un proceso que le ha permitido volver a empezar, a analizar sin discutir, a perdonarse y simplemente a aceptar a los demás tal como son.  

“A veces una se da mucho látigo, queremos ser perfectas en todo y nos podemos equivocar… en este proceso empecé a hacer una lista de las personas a las que debía perdonar, porque si no, iba a cargar una cruz innecesaria. Y empecé a analizar que quizás le he hecho daño a alguien, así que ahora estoy pendiente de cada detalle, de lo que digo y lo que no”, nos cuenta esta inspiradora mujer que ha logrado cautivar el corazón de muchos colombianos.  

Tal vez tú, al igual que muchas de nuestras lectoras se estén preguntando cuál es su historia o por qué ha decidido hacer tantos cambios en su vida. Pues bien, le pedimos a Belky que se abriera a nuestras mujeres Bepow y compartiera todo eso que la ha llevado a convertirse en la persona aguerrida que es hoy.  

“Hoy soy una mujer resiliente. He aprendido a revisar que cada situación es parte de un proceso de la vida”.

Para empezar, explica que siempre tuvo problemas en el colegio y la universidad, por lo que confiesa no haber contado con amigos durante estas etapas; siempre fue una mujer solitaria e independiente que a tan corta edad tuvo que sobrellevar situaciones complejas: “un día, de la rabia que me tenían mis compañeros, me durmieron y me raparon el cabello. Yo tomé la decisión de perdonarles, porque al final este ha sido mi signo de autenticidad, entonces no todo lo malo es tan malo… Cuando creces, empiezas a analizar que cada vez estás más cerca de partir de esta tierra y yo no me quiero ir molesta, me quiero ir agradecida con la vida”, asevera, dejándonos un gran mensaje y consejo: “hay que pasar de la queja a la propuesta”.  

Con el fin de sacarle gran provecho a su historia, le pedimos que compartiera  cómo logró reinventarse, para qué y por qué lo hizo, a lo que nos respondió: “creo que todo es parte del show y yo tomé la decisión de no dejarme llevar por eso, hoy te aman y mañana quizás no. Entonces tenemos que estar muy centradas, nos podemos equivocar pero últimamente, en mi caso, he estado muy analítica y pensando si debo o no debo hacer algo… Y si lo hago, es a mi manera, pero siempre pido permiso al dueño del universo. También hablo con mis papás o con la gente que me rodea y que sé que quiere lo mejor para mí”, aconseja, mientras nos da a entender que, por muy mala que parezca la situación, siempre habrá personas que te quieran y que estarán dispuestas a escucharte.  

A pesar de haber atravesado por tantos momentos difíciles -que sorteó de la mejor forma- es un ser humano que aún conserva sus defectos y sus miedos, pero esto no está del todo mal, ya que, como ella lo dice, los miedos son necesarios y hacen parte de todo: “no los he logrado vencer, los he podido manejar, que es diferente. Yo creo que nadie los va a vencer, eso hay que enfrentarlo. Por ejemplo, a veces yo le tengo miedo a las relaciones interpersonales, hay gente que viene con malas intenciones, entonces esos temores hacen que uno tenga ciertas prevenciones”, indica y agrega que su mayor temor es el temor a Dios.  

“Yo tomé la decisión de no dejarme llevar por eso, hoy te aman y mañana quizás no”.

En cuanto al medio del entretenimiento, que es en el que ha desarrollado su carrera, afirma que es uno de los más sensibles, pues al depender del físico y el talento, se le exige mucho más a las personas. Sin embargo, si tú llegas a desenvolverte en dicho ambiente, te aconseja no dejar de ser quien eres, ya que “hay que seguir jugando un poco a lo mediático, porque es lo que hay ahorita, pero sin jamás cambiar la esencia”.  

Lo anterior le ha permitido aprender muchas cosas que quiere compartirte para que tú también las pongas en práctica: “hay que poner de moda el vivir, solamente disfruta cada momento de la vida. La fórmula para mí debe ser: insistir, persistir y nunca desistir… Hay que revisar en qué somos buenas para que alguien compita a nuestro mismo nivel; que nos volvamos cada vez más exigentes. La exigencia tiene mucho que ver con lo que vas a dar, no te pongas a exigir algo si no vas a dar lo mismo, hay que ser más concretas, más puntuales, más organizadas: la disciplina es lo más importante para mí”.  

Antes de finalizar, nos compartió un extraordinario mensaje y es que nunca debemos olvidar de dónde venimos y hacia dónde vamos, “es como aquel que va en una calle y se sube a cualquier bus, porque, como está perdido, cualquier bus le sirve y por eso es que no llega a ningún lado. Entonces, hay que poner mucha atención para saber a dónde vas y estoy segura que te va a aparecer el bus correcto, con la ruta correcta y por el camino vas a encontrar vicisitudes, claro, pero está en ti quedarte ahí o avanzar”. 

“Hay que poner de moda el vivir, solamente disfruta cada momento de la vida”.

Por último, quisimos preguntarle cuál es su frase favorita y, sin pensarlo dos veces, contestó: “el alma no tiene color. Simplemente es eso, yo manejo tantas frases… Hay otra que me encanta, que se la dejo los racistas de este país y del mundo, me da risa que sean tan racistas, porque “todos los hombres son negros, quieran o no, no hay una sombra blanca”, todas las sombras son negras, por favor, despierten y analicen eso”, concluye. 

  

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: