¿Nos unimos a un grupo para viajar solas?

Que levante la mano quien no disfrute viajando. No sólo escapamos de la rutina, conocemos destinos nuevos y nos hacemos unas fotos de las que presumir en las redes, sino que viajar nos ayuda a eliminar prejuicios, a conocer otras realidades y a reconectar con nuestra propia esencia.

La economía y la disponibilidad de vacaciones en el trabajo son dos condicionantes que a veces nos limitan en nuestras ambiciones viajeras, pero… ¿qué ocurre cuando no encuentras con quién hacer ese viaje? Cuando tu entorno no dispone de recursos, no comparte intereses en cuanto al destino…

Ya hemos hablado en Bepow de los beneficios que nos reporta viajar sola y, aunque creamos ciegamente en ellos, quizás no nos animamos a dar el paso. Es normal, pues hemos crecido en torno a la desconfianza y la inseguridad, sobre todo nosotras, el “sexo débil” (ironía modo ON). Pero queridas amigas, ya es hora de que digamos adiós a las limitaciones y a los estereotipos, ¿no creéis? Si queremos viajar y cruzar fronteras, lo primero que hemos de hacer es eliminar esas barreras psicológicas que hemos ido creando a lo largo de la vida y que nos impiden hacer la maleta para salir de nuestra zona de confort. ¡Vamos a ayudarte a ello!

¿Alguna vez habéis viajado en un grupo netamente femenino? No hablamos de un grupo de amigas, sino en un grupo de mujeres que no se conocen entre ellas.

Tampoco se trata de un viaje de singles. Es, simplemente, un grupo de mujeres como nosotras que quieren viajar y vivir la experiencia de hacerlo en un contexto diferente.

Actualmente, existen agencias especializadas en esta tipología de viajes. La mecánica es sencilla: programan sus destinos y fechas con un cupo limitado de plazas y las viajeras interesadas reservan la suya. Se encuentran en el destino e inician la aventura juntas.

Ahora bien, chicas, ¿por qué deberíamos unirnos a un grupo de viajeras? En Bepow os damos un montón de motivos.

1 – No necesitamos ponernos de acuerdo con nadie más que con nosotras mismas. Las fechas y el destino ya están fijados. ¿Nos cuadra? ¡Ok, vamos adelante!

2No nos sentiremos solas, por lo que esa parte de inseguridad que llevamos tan dentro de nosotras quedará más aliviada al vernos dentro de un colectivo.

3Podemos ahorrar costes. Al viajar en grupo, los gastos de transporte o alojamiento son compartidos, así que podemos usar parte de ese dinero para, por ejemplo, ¡comprarnos algún capricho!

4Conoceremos a otras mujeres con los mismos intereses que nosotras. Hemos elegido todas el mismo destino, con lo cual, ya tenemos algo en común.

Una persona que decide tomar parte en un viaje de este tipo está mucho más receptiva y abierta, por lo tanto, es mucho más fácil entablar conversaciones.

5 Las mujeres somos mucho más empáticas entre nosotras, ¿a que sí? Nos entendemos desde la complicidad y las emociones (no en vano tenemos muchísimas más neuronas espejo que los hombres), de modo que es más que probable que surjan amistades intensas, verdaderas, duraderas.

6 Salir de nuestra zona de confort y unirnos a un grupo en el que no conocemos a nadie (recuerda que todas estamos en la misma situación) supone dar un pasito hacia delante en nuestro camino hacia el  crecimiento personal.

No sólo estamos viajando a un nuevo destino que podemos ubicar en un mapa, sino que estamos haciendo un viaje en el que nos conoceremos un poco más a nosotras mismas. Un viaje en el que veremos que somos capaces de mucho más de lo que imaginábamos. Un lugar en el que conectaremos con nuestro interior y en el que conoceremos un destino interno diferente, un poquito más de nuestra verdadera esencia.

7 Conoceremos a otras mujeres con otras realidades, otras experiencias, otras perspectivas, otros valores… Ni mejores ni peores que los nuestros, simplemente distintos (o no), y quizás nos ayuden a eliminar prejuicios, a ser tan libres como son ellas, a empatizar…

Tenemos todas las opciones del mundo para poder ser nosotras mismas y vivir la vida sin dejarnos nada por hacer. Así que, chicas, viajemos, conozcamos otras realidades, rompamos esas barreras, abracemos otras culturas, eliminemos prejuicios y seamos mucho más libres.

Porque ¿sabéis qué, amigas? No se trata de viajar y hacerse muchas fotos.

Se trata de estar presentes en el momento, tomar contacto con la realidad y el entorno a través de los cinco sentidos. De ser capaces de compartir y darnos la oportunidad de que otras personas compartan lo que tienen con nosotras.

En Womderland no trabajamos en la creación de estos viajes, sino que vivimos a través de esos valores y los transformamos en experiencias para compartir con todas las mujeres que también se identifican con ellos.

Hagamos la maleta. Demos un paso adelante. ¡Que el mundo nos conozca!

Womderland. Nosotras & Un Mundo Por Descubrir

 

 

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: