8 mentiras sexuales que has de limpiar de tu disco duro cerebral

En BEPOW sabemos el poder de crear conciencia como paso inicial para generar un cambio, y empoderarnos de una parte importante de nuestras vidas como lo es la sexualidad, no es diferente. Debemos empezar por esas creencias que de una u otra forma hacen que veamos la sexualidad como un tema tabú. El psicólogo, sexólogo y antropólogo Alfonso Antona desmonta en el libro Sexmentiras los mitos sexuales más absurdos vigentes aún en pleno s.XXI junto a nuestra colaboradora Elisabeth G. Iborra, que nos los resume en estos puntos.

Sexmentira 1: No te puedes quedar embarazada durante la regla

Claro, claro. ¿Tú tienes reglas superregulares, controlas al dedillo qué día del calendario empieza cada fase del periodo y los días punta de la ovulación? Es imposible, en cuanto que cualquier disgusto, conflicto emocional o factor de estrés puede alterar totalmente tu ciclo menstrual, con lo cual, el espermatozoide ganador puede cumplir su función el día más inesperado.

Confiar en el método Ogino es tan inocente como creer que hacerlo en determinadas posturas, por ejemplo, de pie; o que si orinas después del coito o te haces duchas vaginales, va a impedir que el semen llegue hasta tu ovario. Ni que decir tiene la cantidad de bebés que han surgido de la marcha atrás o el coitus interruptus como anticonceptivos. Como la abstinencia es aburrida, opta por el 99% de efectividad del DIU, el implante, la píldora, la inyección hormonal, el anillo y el parche hormonal, que se basan en la combinación de estrógenos y progesterona. El preservativo funciona el 98% de las veces.

Sexmentira 2: ¿Eres clitorial o vaginal?

Todas somos clitorianas, no existen dos tipos de orgasmos sino que se producen siempre por estimulación del clítoris, ya sea exterior, con la lengua, los dedos, algún juguetito, etc. o interior, al penetrar en la vagina por rozamiento desde dentro con el clítoris. Hay que tener en cuenta que este es parecido al pene, aunque no lo veamos, en el sentido de que también se pone erecto y consta de glande, tronco y raíces. Para sorpresa de hombres y mujeres, ¡los hay más largos que ciertos penes!

Sexmentira 3: Ellos tienen que saber manejar el clítoris

Al 56,4% de las mujeres les gusta el sexo oral y el 15,3% lo disfruta, pero no se atreve a pedírselo a su pareja. Para facilitar esa petición, vamos a quitarle hierro a la palabra cunnilingus. ¿Por qué no le propones a tu chico un minete, en portugués, que suena más sensual? Y cuando se ponga a ello, le vas a tener que ayudar, porque el pobre puede estar ahí esforzándose en darlo todo lamiendo con la lengua y los labios pero resulta que justo cuando tú estás a punto de llegar, el capuchón recubre el clítoris y este desaparece y él se queda ahí sin saber qué hacer. Como nosotras conocemos dónde se esconde, la solución es pedirle que se quede quieto, sin levantar la cabeza, ejerciendo presión, mientras tú te mueves hasta que sientas que ya te has elevado a los cielos.

Sexmentira 4: Los hombres siempre quieren más sexo que nosotras

Eso de que los hombres siempre desean más sexo hay que replanteárselo. A partir de ciertas edades, comprobarás que muchos ya no tienen tantas ganas como antes; incluso les oirás decir que ahora es más importante darse calor y cariño que hacerlo. En cambio las mujeres, que supuestamente lo hacemos para darles el gusto a ellos, a partir de los 30 tomamos las riendas de nuestro placer y pedimos más frecuencia y calidad porque disfrutamos más que nunca y, si no nos saben hacer lo que necesitamos, nos lo procuramos nosotras mismas, que a la cama todos vamos a disfrutar.

Sexmentira 5: La masturbación es para solteras desesperadas

Muchas mujeres niegan masturbarse porque consideran que las van a juzgar o se sienten culpables. La mayoría miente, especialmente las que están en pareja, porque existe la creencia de que si estás con una persona, es ella la que te tiene que satisfacer sexualmente y tú ya no necesitas la autosatifacción. No tiene nada que ver una cosa con la otra, el onanismo es sanísimo y ayuda a conocerse mucho a una misma para luego poder explicárselo al otro. Y que te toques no significa que con tu pareja no te lo pases genial o que sea un mal amante, quitaos esa idea de la cabeza y compartid esa práctica juntos.

Sexmentira 6: Los juguetes sexuales no se comparten

Cada vez hay más chicas que confiesan sin rubor que tienen un vibrador, ¡y menos mal! No hay por qué sentirse mal, ni tu pareja tiene motivos para sentir que no tienes bastante con su miembro, se trata de introducir un juguetito más para enriquecer vuestra sexualidad, en especial cuando la relación ya entra en dique seco y la rutina mata al deseo.

Sexmentira 7: Durante el embarazo, no se hace el amor

Hasta los primates fornican mientras la hembra está preñada y eso que normalmente lo hacen por el celo. Nosotras lo hacemos por deseo, y el deseo no está vinculado a la reproducción sino al placer que se siente tocándose en las zonas erógenas, incluidos los genitales y, en definitiva, dándonos amor. Básicamente, hay que encontrar la postura en la que la barriga no sea un estorbo. Ahora bien, si los síntomas de la gestación te quitan las ganas, tampoco te sientas rara, no apetece nada esforzarse cuando te pueden las náuseas, el agotamiento, la hinchazón o la mala gana.

Sexmentira 8: Los hombres no piensan más que en el sexo (nosotras, jamás)

Esta es la falacia más divertida de todas por el doble rasero que aplica, como reconoce el estudio Sexual double standards: A review and methodological critique of two decades of research. Pero vamos a ver, ¿de qué hablamos las mujeres con nuestras amigas? De hombres, siempre de hombres. Y cada vez más, la liberación sexual de la mujer nos ha llevado a hablar de sexo tan libremente para compartir y contrastar experiencias y sensaciones. Lo que es más, si nosotras no pensamos en el sexo, si no nos gustara y no nos pudieran las feromonas, ¿cómo se iba a mantener la especie? Pues ya lo contamos en nuestro anterior artículo: porque el orgasmo engancha y nos lleva a repetir. Sobre todo con aquel que sabe seducirnos y dejarnos satisfechas tocando las teclas correctas.

Ya sabes, quítate estas sexmentiras de la cabeza y empieza a disfrutar más de tu sexualidad y conocerte mejor.

No Comments Yet

Comments are closed

%d bloggers like this: