7 consejos para ser nosotras mismas

Ser una misma y gustar a todo el mundo es imposible. Lo sabemos. Aún así, nos cuesta quitarnos ese hábito de querer gustar a los demás. Muchas de nosotras sufrimos lo que se llama  el síndrome de la Nice Girl(chica buena), es decir, somos educaditas, hablamos de una manera moderada y somos algo obedientes, tal y como se describe en el libroNice Girls Don’t Get the Corner Office, Unconscious Mistakes Women Make That Sabotage Their Careers, de la escritora americana Lois P. Frankel, que se podría traducir como Las chicas buenas no consiguen la oficina de la esquina, Errores inconscientes que las mujeres comenten y sabotean sus carreras. Claro, según los estudios, ser tan majas nos coarta en nuestro desarrollo personal y profesional, dejamos nuestros sueños de lado, no nos atrevemos a mostrarnos como somos y a ser genuinas.

“Tu deseo de gustar te va a frenar”, le advirtió Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, a su COO, Sheryl Sandberg, una de las líderes femeninas más respetadas del mundo. Y sí, Sandberg reconoce en su libro Lean In: Las mujeres, el trabajo y la voluntad de liderarque su jefe tenía razón, pero apostilla que resulta difícil quitarnos ese peso porque gustar a la gente también es importante en el desarrollo personal y profesional. Según explica la COO, el problema es que “las mujeres que tienen éxito no gustan”, al contrario que los hombres. Por otro lado, los estudios demuestran que para ser líder, las mujeres no sólo tenemos que mostrar nuestra competencia, sino que además tenemos que gustar, es más, según la revista Forbes, gustar es un punto muy importante en el liderazgo femenino y masculino.

Así que en Bepow hemos decidido explorar el delicado equilibrioentre no ser demasiado nice como para que nos coarte y ser lo suficiente buenas para gustar, de manera que logremos ser nosotras mismas y que a la vez se nos vea como profesionales competentes en el trabajo. Asegura el escritor Ken Auletta enThe New Yorker que el querer gustar de las mujeres tiene un lado pernicioso, porque “acabamos por dudar de nuestras habilidades como un mecanismo de defensa y disminuimos nuestros logros en público”. Por eso en Bepow hemos buscado, como siempre, la mejor estrategia para abordar este asunto dentro de nosotras, porque todo empieza aquí adentro,  y buscamos tips de cómo mejorar por fuera.

Gustarnos a nosotras mismas y estar orgullosas de lo que somos y pensamos.Analizar nuestros puntos fuertes y débiles y aceptarlos. Lo dicen los psicólogos, los coaches personales y personalidades de tanto éxito como Oprah Winfrey que han llegado muy lejos en su carrera profesional.

Siempre le gustarás a alguien, no tiene que ser a todos. “Si piensas en gustar, no vas a hacer una historia honesta, porque vas a tener miedo a ofender, eso va a arruinar tu historia; y además, el mundo es tan maravilloso, diverso y con tantas facetas que siempre va a haber a alguien al que le gustes, no necesitas retorcerte a ti misma de diferentes formas,”no podríamos estar más de acuerdo con la afamada escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.

Hay diferencia entre hacer el bien y estar complaciendo a los demás para gustar todo el tiempo. “Al dar mucho de una misma o comprometerse demasiado, llega un momento en que no hay un equilibrio de lo que es sano dar o hacer por otros”. “Es importante cuidarse de una misma y de las propias necesidades. Aprender también a vivir con las cosas negativas, con que una no puede agradar a todo el mundo todo el tiempo, y aceptar lo que no puedes cambiar¨. Son consejos de la revista Psychology Today.

Aprender a llevar las críticas.Según Arianna Huffington, la conocida empresaria americana y escritora, “no es realista decirles a las mujeres que no les ha de importar ser atacadas”. Su recomendación es que sigamos el rol model de los niños, darnos espacio para reaccionar emocionalmente, “sentir el enfado o la pena. Y después debemos seguir adelante”. Avanzar.

Practicar la asertividad, en vez de ser moderadas y comedidas para gustar. Es bueno saber decir no cuando es necesario para establecer nuestro status y marcar los límites. Expresar lo que pensamos y sentimos.

Recordar el mensaje de Zuckerberg a Sheryl Sandberg que aparece en su libro Lean in:“Cuando quieres cambiar las cosas, no puedes gustar a todo el mundo. Si tratas de agradar a todo el mundo, entonces no progresarás lo suficiente”.

Las mujeres gustan más no cuando son fuertes o eruditas, no, sino justamente cuando muestran emociones. Según la Harvard Business Review, con Hillary Clinton, que no gustaba demasiado, mejoró la percepción que la gente tenía de ella cuando lloró en uno de sus actos.

Así que chicas, nosotras estamos buscando nuestros puntos fuertes y aprendiendo a llevar las críticas mejor cuando determinamos decir NO. También estamos empezando a decir las cosas más claramente y a mostrar nuestras emociones. ¿Y vosotras? ¿Qué vais a hacer?

No Comments Yet

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: