¿Qué Aprendes de Otras Mujeres Mientras Viajas?

Por: Ana Martín, Fundadora de Womderland, una agencia de viajes solo para mujeres.

Somos sociales por naturaleza. Relacionarnos con nuestro entorno y sentirnos parte de un grupo forma parte de nuestras necesidades básicas. Para algunas personas es algo tan natural y tan fácil como respirar, sin embargo, para otras se convierte en algo más complicado, ya sea por timidez, por inseguridad o por cualquier experiencia pasada.

 Viajar es una de esas cosas que nos permiten relacionarnos con otros y romper muchas de esas barreras emocionales que, en ocasiones, nos impiden seguir avanzando. Eliminamos prejuicios sobre los demás y sobre nosotras mismas. Nos ayuda a ganar seguridad, a confiar y nos descubre un mundo de posibilidades que ni imaginábamos que existían. Viajar es abrir la puerta de nuestra zona de confort y unirnos a un grupo de mujeres viajeras nos permite, además, crear esas relaciones sociales y generar un vínculo que se fortalece gracias a las experiencias vividas durante el viaje. No solo eso, viajar nos puede ayudar a conocer también a mujeres de otras culturas.

 Os damos algunos tips de cómo aprovechar a tope el tiempo con las mujeres con las que viajáis y como podéis interactuar con locales, para aprender lo máximo de todas y sacar el mayor partido a esa experiencia.

 1. Acabáis haciéndoos amigas. Es mágico ver cómo evoluciona el grupo de viajeras desde el desconocimiento y la timidez del primer día a los abrazos y emociones de la despedida. Despedidas que se convierten en un hasta luego, pues la unión que se crea es tan bonita que perdura en el tiempo y esas desconocidas que eran compañeras de viaje se terminan convirtiendo en amigas, en compañeras para la vida.

2. Somos totalmente libres. Cada quien se muestra tal y como es, sin sentirse condicionada, dando lo mejor de nosotras mismas.

3.  Los diferentes perfiles nos permiten aprender unas de las otras. Las más extrovertidas muestran a las más tímidas que no tiene nada de malo expresarse tal y como una es; las más emocionales terminan arrancándoles un abrazo a las más distantes; y las más espirituales consiguen elevar a aquellas que pisan con demasiada fuerza la tierra.

4. Se desarrollan la comprensión y la empatía no sólo con tus compañeras de viaje, sino con las mujeres locales del destino del viaje. Esto se acentúa aún más si el destino vive una realidad muy diferente a la que nosotras estamos acostumbradas. Nos ayuda a entendernos y a respetarnos.

5. Puedes relacionarte con personas locales apuntándote a algún grupo local que practique o desarrolle algún aspecto en concreto que te interese. Por ejemplo, ¿te gusta practicar yoga? ¿La pintura? ¿El deporte al aire libre? ¿La cocina? Gracias a internet, podrás encontrar gente con los mismos intereses que túen cualquier lugar del mundo y, de esta manera, además de practicar alguno de tus hobbies, podrás integrarte en un grupo que te harávivir una experiencia mucho más auténtica, intercambiar conocimientos y relacionarte con otras personas con tus mismos.

6. Otra de las formas de integrarte de lleno en las costumbres del destino y conocer a otras mujeres es consultar el calendario de las festividades locales del lugar que visitas y sus actividades.

7. Otra idea que os proponemos es escoger un free tour organizado por mujeres locales sin ánimo lucrativo, el cual te ayudaráa conocer mejor su cultura.

8. Y acuérdate de que viajar, sobre todo, te ayuda a conocer a la mujer más importante para ti, que eres túmisma. Al salir de nuestro entorno habitual, llegamos a casa sintiéndonos más seguras de quienes somos, llenas de una nueva energía.

Sharing is caring!

No Comments Yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: