Primeros pasos para alcanzar tu independencia económica

Muchas de nosotras tenemos como meta en 2019 alcanzar nuestra independencia económica, para ello el primer paso es tener más control de nuestras finanzas personales y conseguir ese colchón que necesitamos.

Empezamos siendo muy rigurosas a principios de año, vamos con la euforia de querer lograr todos los objetivos que escribimos en nuestro cuaderno personal y, sin embargo, al final del año (por no decir a mitad) ya ni nos acordamos de los compromisos que dejamos por escrito.

Es normal, queridas amigas, a todas nos pasa: la rutina, la falta de un plan de acción o de estrategias y muchas otras distracciones nos alejan de nuestras metas financieras. Pero tranquilas, todo tiene solución: como aconseja la coach de finanzas Meralis Morales, “si queremos resultados diferentes, hagamos cosas diferentes.”

Morales nos desvela en este artículo cuáles deben ser nuestras primeras estrategias a seguir para conseguir nuestra independencia financiera.

1- Conocer cuánto estamos gastando.

A diario realizas pequeños gastos inconscientes (o sin planificar) que probablemente sientes que no causan una gran diferencia o no impactan en tu vida financiera. No obstante, si te sientas a hacer el cálculo de sumar el total de tus gastos diarios (café, almuerzo, el chocolate o cualquier chuchería), vas a conocer realmente a dónde se va tu dinero.

Por lo tanto, comienza durante una semana anotando todos los gastos que tienes, sin hacer ningún tipo de modificación en tu rutina diaria.

Suma todos esos gastos y multiplícalos por 52 semanas que tiene el año, es probable que el total te sorprenda.

¿Cómo luciría ese dinero en tu cuenta bancaria? ¿O en algún viaje soñado?

Si realmente queremos disfrutar de nuestro dinero, lo debemos hacer de manera sabia y consiente. Nos debemos organizar para lograr nuestras metas financieras y trabajarlas de manera efectiva y eficiente.

Evitemos realizar compras innecesarias por falta de disciplina, malos hábitos y desorganización.

2. Determina un plan de ahorro de acuerdo con tu realidad financiera

Ser ambiciosa no es malo cuando queremos lograr algo o estamos trabajando nuestras metas. Sin embargo, cuando pretendemos abarcar demasiado y no tenemos el tiempo necesario, nos sentimos frustradas y no sabemos ni por dónde atacar.

Esto pasa también con las finanzas, si quieres ahorrar una cantidad de dinero que está lejos de tus posibilidades, el reto te provocará frustración, te bloquearás y, finalmente, no querrás hacer nada.

Comienza poco a poco, organiza tus pagos fijos mensuales (casa, automóvil, facturas de móvil, Internet, luz, etc.), determina una cantidad de ahorro e inclúyela como si fuera un pago que tienes que hacer. Pagarte a ti primero siempre será buena opción. A ese dinero que vayas a comenzar a ahorrar, ponle un nombre y un propósito. De este modo vas a estar motivada en pagarte a ti misma por encima de todo, para luego cumplir con tus obligaciones mensuales.

Esa cantidad de ahorro no debe ser la mitad de tu salario, pero si lo puedes hacer, ¡excelente! Si no, ¡no hay problema! Comienza con cantidades pequeñas y, poco a poco, vas aumentando esa cantidad hasta que llegues al máximo de lo que realmente puedas ahorrar. Lamentablemente, nos acostumbramos a ahorrar de lo que nos sobra, y a veces, ni nos sobra. Realiza ajustes en tus gastos diarios, y ¡págate a ti primero! (No importa cuán grande o pequeña que sea la cantidad).

3. Realiza retos financieros de no gastar en cosas innecesarias

Hacer retos para no gastar y logar una meta financiera es una gran idea y desde BEPOW queremos animarte a ello, seguras de que obtendrás excelentes resultados. Para empezar, después de las festividades, te sugerimos determinar una semana o un mes durante los cuales no gastarás en cosas innecesarias. El dinero que ahorres puedes invertirlo para tus próximas vacaciones o en saldar alguna deuda que tengas pendiente.

Si comienzas con este plan en pareja o con una amiga, será mucho más divertido. Con esa persona de confianza, determina el tiempo que pretendáis hacer el reto y, durante esas semanas o meses, debéis reportar cualquier actividad que realicéis. Sed creativas a la hora de evitar gastar en cafés, almuerzos, ropa… o en cualquier oportunidad que se presente. La idea es no gastar en cosas superfluas o en caprichos durante el periodo establecido, buscad la forma de no fallar en vuestro reto y apoyaos mutuamente.

Ahorrar no debe ser una carga o una molestia, al contrario, debemos buscarle el sentido divertido y el propósito para el que estamos ahorrando y cuidando nuestro dinero.

¿El beneficio? Tu paz mental y tu seguridad futura, que no es poco, ¿verdad, chicas?

Nosotras ya estamos  empezando a apuntar nuestros gastos y a pagarnos a nosotras primero. ¿Y vosotras? ¿Os apuntáis?

Por: Meralis Morales

Sharing is caring!

No Comments Yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: