Marta Buiguess: “Yo tengo todos los días mi momento de gloria.”

La directora de un hotel en Bali, surfera y emprendedora nos cuenta cómo superó sus inseguridades para crear una vida a su medida.

Si una mira las fotos de Instagram de Marta Buiguess, española afincada en Bali, parece que su vida sólo transcurre entre olas, sal y tablas de surf. Sí, vive en el paraíso. Y todos los días surfea. “Yo puedo hacer algo que me encanta todos los días, disfruto todas las mañanas durante dos horas, todos los días tengo mi momento de gloria”; ese es su gran éxito. Pero para llegar a alcanzar ese éxito, ha tenido que tomar muchas decisiones duras, lanzarse al vacío, confiar en sí misma cuando nadie la apoyaba y arriesgar.

Y aún hoy, en el paraíso, tiene que trabajar todos los días, incluidos fines de semana, en Mote Surf Stay, un hotel balinés del que ella es directora general y que la tiene ocupada durante siete días a la semana. Sí, vive su sueño. Pero el sueño también tiene sus días malos. Por ello, también ha iniciado una línea de bolsas de viaje ecosostenible llamada KaiKai Collective, diseñadas en Hawaii y hechas en Bali, con la que busca su independencia económica así como mejorar el mundo, ya que dona un 20% de sus beneficios “para hacer de la Tierra el mejor planeta de la galaxia”.

Pero empecemos desde el principio: ¿cómo una chica que estudia derecho y trabaja en una aseguradora en Madrid acaba en Bali surfeando, trabajando y con su foto en bikini en Instagram? Sobre todo, si es una chica insegura como se define ella: “Yo soy superinsegura. Todo lo que hago lo hago con miedo, pero lo hago. Me atrevo”.

Y sí, así lo hizo. A los 30 años decidió, con toda su familia y amigas en contra, subirse a un avión, irse a Bali sola, aceptar un trabajo en el que su jefe sería su exnovio y enfrentarse a todas sus inseguridades con el inglés. “Tenía miedo.  Todo el mundo me decía: ‘te vas a arrepentir, qué estás haciendo’.  Pero yo lo tenía muy claro y me fui”.

Marta sabía que no quería vivir en Madrid, los dos años que había pasado antes con su novio en Bali a los 27 le había servido para estar segura de ello: “Me encanta surfear, Bali tiene una calidad de vida muy buena, te puedes permitir muchos lujos que en España no puedes, tienes muchas experiencias, conoces a gente de todo el mundo”. Y  eso la hizo lanzarse. “Tenía miedo al fracaso y miedo a volver con las orejas agachadas y reconocer ante toda la gente: ‘teníais razón, me he equivocado’, porque soy muy orgullosa. Pero bueno, se ve que no me equivoqué. Menos mal”. Lo cuenta después de casi seis años en la isla. Desde entonces, no ha mirado atrás. “Sí, claro que tengo días malos, que echo de menos a mi familia… pero nunca he pensado que estaría mejor en Madrid”.

Una gran virtud de Marta es ésta: “Yo no soy mucho de pensar, yo lo hago, me lanzo y después vemos”. Claro que advierte a los que quieran seguir su ejemplo que “cuando una va, tiene que ir con un Plan B, con un colchón económico por si las cosas no salen bien. Pero si te viene una oportunidad, cógela y no te arrepientas. Si te va mal, pues te fue; no se ha muerto nadie”.

También lo repite para los idealistas de los sueños: “No todo es perfecto”. Ella todos los días se levanta a primera hora, revisa sus emails, lo deja todo listo y se va a surfear; pero el resto de las horas trabaja sin descanso. Tiene a su cargo a siete personas. “Trabajar con balineses es mucho más complicado. Tienes que estar pendiente porque el servicio que quiere un occidental no es lo mismo que da un balinés”, nos cuenta. Los cinco primeros años vivía dentro del hotel y no tenía prácticamente descanso, porque los clientes la abordaban continuamente. En el paraíso, también suceden ese tipo de cosas.

A Marta le gustaría tener más flexibilidad, por eso se ha lanzado a crear la nueva marca KaiKai Collective de bolsas de viaje ecosostenibles. Así cumplirá su sueño de ser más libre, visitar más a su familia y viajar también a Hawai desde Bali. Tiene todas las papeletas para conseguirlo, porque pese a su inseguridad (“esa no se quita nunca”, confiesa), ella no para de salir de su zona de confort y arriesgar. Un gran ejemplo.

 

Sharing is caring!

No Comments Yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: