¿Por qué no nos atrevemos a hablar?

Dicen que hablamos mucho, que las mujeres utilizamos más palabras al día que los hombres, pero, chicas, ¿os pasa a vosotras que salís del trabajo diciendo le tenía que haber contestado esto a mi compañera, tenía que haber dicho eso en la reunión, tenía que haberle callado la boca?

Resulta que toda esa verborrea que utilizamos con nuestras amigas, se queda reducida a la mínima existencia cuando tenemos que hablar en público, en clase, en la oficina, en las reuniones, en los tribunales y en los paneles televisivos, según dicen los expertos.  En su libro, Not just lucky, ¿Por qué las mujeres hacen el trabajo y no toman el crédito?, Jamila Rizvi, autora, presentadora y ponente, explica que “al hablar establecemos nuestro estatus y la manera en la que somos percibidas” y si no lo hacemos, nos quedamos en el punto más bajo de la jerarquía. “Parece que tenemos menos conocimiento y que somos menos líderes”, asegura.

¿Por qué no hablamos entonces? Pues no siempre es por el miedo a equivocarnos, sino por un miedo tan primitivo, como es el de quedarnos solas, según la científica social, Elisabeth Noelle-Neumann. Sí, si a la gente no le gusta lo que decimos nos van a aislar y eso es algo que nuestro ser primitivo, y nosotras aún, no somos capaces de soportar. Nuestra parte del cerebro ancestral, el llamado reptílico, que se desarrolló cuando aún vivíamos en las cavernas y más tarde cuando nosotras éramos las cuidadoras en los poblados, hace saltar todas las alarmas ante el peligro de quedarnos solas, porque ese castigo suponía casi la muerte. El cerebro nos quiere proteger. En Bepow hemos querido buscar soluciones a ello, primero internas, porque ya sabéis que nosotras pensamos que todo empieza dentro, y después trucos externos para convertirnos en maestras en nuestra manera de hablar. Os los traemos esta semana.

Sharing is caring!

No Comments Yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: